Los altos alquileres de oficina son un gran obstáculo para las empresas que están tratando de establecerse o de expandirse en Miami.

Los espacios de trabajo permanentes están supuestos a ser lugares de seguridad y estabilidad, pero con la incertidumbre económica y los nuevos gastos revelados en los anuncios del presupuesto de primavera, los espacios para oficina pueden volverse cada vez más onerosos.

¿Qué alternativas para ahorrar dinero existen?

Elija una oficina virtual para su empresa. Las oficinas virtuales son formas increíblemente útiles para reducir pagos de alquiler, cuentas, tasas municipales y otros costos asociados con una costosa oficina en el centro de Miami, pero manteniendo la dirección prestigiosa. No hay duda de que ciertas direcciones ofrecerán la impresión de una empresa exitosa.

También puede usar su dirección en el centro de la ciudad para recibir correspondencia y llamadas telefónicas. De hecho Smart Space Miami tiene sus oficinas virtuales en Brickell y están equipadas con salas de conferencias para que si usted necesita trabajar desde un espacio de oficina, lo pueda hacer sin lucir sospechoso o poco profesional.

Para pequeñas y/o nuevas empresas que pueden en forma factible trabajar desde una oficina en casa, las oficinas virtuales pueden salvar esa brecha entre hogar y trabajo, ahorrando en costos asfixiantes y brindando una imagen profesional. Sin duda alguna, Miami es un magnífico lugar para hacer negocios, 82% de las empresas lo califican como ‘bueno’ o ‘muy bueno’ al compararlo con otras ciudades del mundo.

Vuélvase más eficiente con los espacios de “coworking” o trabajo compartido

Otra opción que puede ser ideal para las empresas que empiezan y Pymes es el trabajo compartido. Un informe de JLL de 2016 titulado ‘A New Era of Coworking’ (Una Nueva Era de Trabajo Compartido) estableció que aunque la reducción de costos no era la principal motivación para las empresas que optaron por los espacios de trabajo compartido, “la utilización más eficiente del espacio ayuda a las compañías a reducir costos sin comprometer la calidad del espacio de trabajo.”

El trabajo compartido que puede involucrar el alquiler de un espacio tan pequeño como un escritorio o sustancialmente más grande, es perfecto para empresas que inician y no quieren verse agobiados por una oficina completa que no necesitan o quieren. Los espacios de trabajo compartido vienen totalmente equipados y solo implican el compromiso durante unos cuantos meses en lugar de años.